CerrarEsta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas.

Aprende las técnicas de los grandes conferenciantes

¿Quieres aprender a hacer grandes presentaciones?

Si vives en Barcelona o alrededores, ven al curso “Hablar en público (II)” que impartiré el próximo mes en la academia PerformArt y aprenderás las técnicas de los grandes conferenciantes.

Es un curso de 16 horas divididas en ocho sesiones de dos horas donde trataremos los siguientes aspectos:

Ponle alma a tus presentaciones: aunque a mucha gente se lo parezca, lo más importante en una presentación no son las diapositivas. Cuando el tiempo apremia es preferible dedicarlo a trabajar aspectos más importantes. La “Muerte por PowerPoint” y las presentaciones sin alma son los síntomas de no prestar atención a cosas tan básicas como conocer a nuestra audiencia, saber elegir el mensaje adecuado y estructurar correctamente nuestras ideas.
El punto de partida del viaje: usamos la metáfora de un viaje para describir cada presentación. Veremos cuál es el punto de partida de toda presentación: las necesidades de la audiencia. Es algo que puede costar interiorizar y llevar a la práctica. Si logras tenerlo en cuenta, tendrás mucho ganado al hablar en público.
La ruta de las ideas principales: una buena estructura es fundamental en una presentación. Cuando queremos preparar una presentación no conviene utilizar una táctica push como quien enseña cientos de fotos de un viaje que ha hecho. Es necesario usar una estructura y cuando lo hacemos el orden es importante ya que influye en el desarrollo emocional de la presentación.
Storytelling, el equipaje que humaniza: Las historias son uno de los recursos más útiles para transmitir valores y emociones y lograr que se recuerden. Las historias son instructivas y son fuentes de inspiración. Las historias nos ayudan a seguir el hilo argumental y además son entretenidas.
Concreción, el equipaje que ameniza: para hacer una buena presentación es importante fomentar la concreción. Lo que en Estados Unidos se resumen en la frase “show, don’t tell”: muestra, no expliques. Uno de los recursos más usados para tal fin son las imágenes. Debemos buscar un equilibrio entre las presentaciones sin imágenes repletas de texto y aquellas que abusan de la imagen y las usan sin criterio. Otro recurso importantísimo son las metáforas: relacionar algo nuevo con algo conocido. Las metáforas, al igual que las historias, fomentan el recuerdo y la comprensión. Mostrar o utilizar objetos durante una presentación también ayuda a fomentar la concreción. Incluso hacer pequeñas interpretaciones de personajes y añadir toques de humor son formas de huir de la abstracción y de hacer tangible y entretenido un concepto.
Participación, las experiencias del viaje: Hacer participar al público significa pasar de tener una sola mente activa, la del ponente, a tener el máximo número de cerebros trabajando, los de toda tu audiencia. Existen varios niveles de participación: hacer preguntas, hacer levantar la mano, pedir que realicen una acción individual, pedir que los oyentes interaccionen entre ellos por parejas o en pequeños grupos… A la hora de poner al público en acción es aconsejable adaptarse al contexto y a la audiencia. Lo que puede funcionarte para un público puede no ser válido para otro.
Es un curso dinámico en el que los alumnos participan activamente con actividades relacionadas con los temas tratados con un máximo de 10 alumnos por clase.
Obtén un descuento de 10 euros si haces el pago del curso online.

Si no puedes asistir o no te interesa este curso, recomiéndalo a personas que puedan estar interesadas. Seguramente te lo agradecerán 😉

Carles Caño