CerrarEsta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas.
FÓRMATE, EXPERIMENTA, DIVIÉRTETE
Haz realidad tus sueños artísticos en nuestro centro PERFORMART, la mejor academia de comedia, magia y oratoria de Barcelona. Nuestro trato personalizado y familiar te hará sentir como en casa.
DESCUENTO EXCLUSIVO ONLINE

Un máximo de 10 alumnos por clase nos permite tener un profesorado cercano al alumno. Cada alumno es diferente y requiere una atención específica según sus necesidades. Los cursos son presenciales y la matrícula es GRATUITA.

Nuestra flexibilidad y variedad de horarios nos permite adaptarnos a tu día a día y posibilita que recuperes clases perdidas en otros turnos. Los cursos abiertos se pagan mes por mes, por lo que puedes ausentarte los meses que estimes oportuno o darte de baja cuando creas conveniente.

Nos adaptamos a cualquier nivel. Abarcamos desde la enseñanza de iniciación, donde te instruimos desde cero, hasta el asesoramiento a profesionales en activo. Contamos con un método de enseñanza propio que ha permitido a varios de nuestros alumnos dedicarse profesionalmente al mundo de la comedia.

Nuestros cursos diseñados para ti
Curso de cartomagia en Barcelona ON LINE
Curso de improvisación teatral infantil en Barcelona
Curso de magia en Barcelona ON LINE
Curso imitación de voces en Barcelona
Curso Hablar en público en Barcelona presencial y ON LINE
Curso de improvisación teatral en Barcelona
Curso de monólogos en Barcelona on line
todos tenemos posibilidades Es posible desarrollar cualquier habilidad artística desde 0. Sómos expertos en formación de artistas. Si te apasiona, puedes conseguirlo. No existen límites posibles.

VICTOR PARRADO

ADRIAN RIDAO

Escuela de interpretación, monólogos y magia en Barcelona

También ofrecemos cursos de cartomagia, hablar en público, imitación de voces, Clown en Barcelona...

Entrevistamos a David García, profesor en PerformArt de Improvisación teatral y Monólogos cómicos. Hablamos especialmente de su faceta de profesor de Monólogos cómicos, él se encarga de enseñar acting a los alumnos para potenciar sus textos en escena.

Tu función en PERFORMART es enseñar a los alumnos a interpretar el texto. ¿Qué diferencia hay entre un monólogo teatral y un monólogo de Stand Up Comedy?

En primer lugar, para mí el Stand up es un estilo que mantiene una estrecha relación con el teatro, pudiendo hablar de que mantiene una relación significativa con las técnicas de interpretación más tradicionales. Cambian las finalidades y los objetivos de quién las interpreta y de lo que éste quiera comunicar. Hay monólogos de Stand Up más físicos que otros y hay monólogos en el teatro de Chéjov dónde el texto cobra una especial relevancia por encima del “cómo se dice”.

Pero en mi opinión, la mayor diferencia, y esto creo que sería la norma general, es que en el monólogo teatral buscamos la creación de un personaje y entenderlo, saber de dónde viene y hacia dónde va y en el stand up cuenta más el ahora y el cómo lo vive el que lo interpreta, sin ninguna máscara.

Investigar en emociones y sentimientos

¿Qué recomiendas a los monologuistas que se escudan únicamente bajo el texto?

Si un monologuista se puede escudar en algo seguramente será en su texto. El cómico lidia con muchos otros factores a nivel ambiental y técnico y su gran báculo será sin duda el tener un montón de gags en los que el confía.

Pero sin duda y esto también es una opinión personal, cuando encuentras una acción física, un silencio bien trabajado o un buen trabajo de voz y consigues hacer reír al público es muy gratificante. Además, a veces por no investigar más en nuestras emociones y sentimientos nos perdemos nuevas maneras de interpretar nuestro texto y de aportar mayor profundidad y riqueza.

Les animaría a que probaran sin dudarlo una de mis clases jejeje…

¿Qué aporta un buen acting a un monólogo?

El acting es una herramienta más para poder explicar lo que se quiere explicar. La palabra llega hasta donde llega y se queda corta para poder comunicar todo lo que uno quiere y conseguir lo que uno quiere, que en el caso del stand up, es hacernos reír.

Un cómico completo creo que debería tener un buen acting. Después podremos discutir su efectividad en el escenario y con el público, pero en su ejecución han intervenido muchas técnicas y herramientas trabajadas de antemano, sin ninguna improvisación, por lo tanto, es un trabajo más completo.

¿Qué significa para ti, la comedia?

La comedia es la crítica capaz de sacar el lado bueno de las cosas, mientras más se ría un país de sí mismo y del mundo dónde vive más avanzado será.

Mucho hemos hablado en otros artículos de este blog de la enorme importancia de ACEPTAR las aportaciones, decisiones, iniciativas o ideas de nuestros compañeros durante el transcurso de una escena.

También en otras tantas hemos destacado la ESCUCHA como herramienta fundamental para poder hacer improvisaciones cortas con sentido, para que el desarrollo de la escena no se vea perjudicado con alguna descoordinación, para que la improvisación no quede deslucida por no reparar en algún detalle importante, por no atender a lo que se verbaliza en la escena, y cómo no, hay que estar ojo avizor al lenguaje gesticular del compañer@, por ejemplo:

¿Está manifestando tristeza?, ¿está enfadad@?, ¿nos hace un gesto para que nos acerquémos? ¿nos desafía con la mirada? ¿o es una mirada de complicidad?

Hay que estar muy alerta a todas esas señales, ya que en muchas ocasiones, no son tan evidentes como una frase y su entonación.

Alerta a todas las señales

Durante las improvisaciones NUNCA utilizamos objetos, pelucas, atrezo, ni escenografía, así que es nuestra imaginación la que debe suplir todos estos elementos, y debemos crearlo todo desde cero con el acting, utlizando nuestro cuerpo y nuestra voz.

Para recrear lugares, objetos, fenómenos diversos y poner en situación al público es imprescindible gesticular y obviamente hablar, pero también hay que aderezarlo con nuestra voz, esta última es un poderoso instrumento y gran aliada para dar imprescindibles matices, generar estruendos, sonidos o zumbidos, si estoy en una selva y hacemos el gorgoritar de la cucaburra, el parloteo de un loro, el rugir de un león mientras simulamos apartar la frondosa maleza con una cuchillo imaginario de grandes dimensiones, la puesta en escena se ve clara de forma casi instántanea.

Puede que algun@s os estáreis preguntando ¿y si no sé hacer ruidos, qué hago?
Pues NO TE CORTES, haz lo que puedas y lo que sepas, practicamente nadie sabe hacer todos los ruidos del mundo, pero sí que todos tenemos una base de datos mental de como suenan ciertos cachivaches o animales más cotidianos, seguramente no tendrás que imitar el sonido de una turbina nuclear, pero si te toca, desarrolla lo que la imaginación te dicte, dudo extremadamente que nadie en butacas levantará la mano para reprochar que ese sonido no se asemeja en realidad a una turbina nuclear.
El público mentalmente está jugando con nosotros y acepta que ese sonido inarticulado y confuso es esa turbina.

Dicho de otra forma, TODOS podemos hacer y simular ruidos, una bocina de coche, una puerta que chirría, teclear un ordenador, romper un cristal, un asno rebuznando… no importa que el ruido no sea fielmente el que en realidad es, y justamente eso, también forma parte de la improvisación, ayuda a la creación humorísitca que yace intrínsecamente en esa “mala” o justita imitación de un timbre, de ese disparo de escasa potencia, etcétera, pero que por otro lado pone tanto en situación al público y sonsaca alguna que otra sonrisa.

¡Ah, y suerte!.

David Simón
profesor de PerformArt y miembro de la compañía Improscritos